viernes, 14 de agosto de 2009

Los grandes encuentros de la vida, están lleno de interrogantes
Cuando llega el gran momento uno cree haber contestado todas las preguntas
Creé estar listo.
Llega ese momento, uno cree tener las respuestas y acciona. Pero siempre, surgen nuevos interrogantes.
¿Qué?, ¿Cómo?, ¿Cuándo?, ¿Dónde? y ¿porque? Eso es lo que siempre nos preguntaremos.
¿Importa donde estamos? ¿Hay que tener una razón para hacer todo lo que hacemos?
Vivimos deteniéndonos con preguntas, a donde vamos, ¿cual es el camino?
¿Que sentido tiene todo?
Nos llenamos de preguntas, ¿y si no llego?, ¿y si no te encuentro?, ¿y si te pierdo?
¿Qué? ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Dónde?, ¿porque? Todas las preguntas tienen la misma respuestas ¿que es esto? un viaje, ¿como llegue acá?, viajando, ¿cuando?, durante el viaje.
¿Donde estoy?, en el viaje. ¿Porque?, por el viaje.
De regreso a casa, a la luna, el centro de la tierra, o el interior de uno mismo, todo es un gran viaje, en el que sabemos de donde partimos, pero no a donde llegaremos, y eso, es lo más divertido del viaje

No hay comentarios:

Publicar un comentario