miércoles, 8 de abril de 2009

No pude evitar mirarte; estabas igual que siempre hecho MI príncipe. Te miré & se me escapó una leve sonrisa de felicidad pero a la vez una lágrima de tristeza rodó por mi cara, me miraste & bajé la cabeza sin ánimos para mirarte. Definitivamente, tu mirada me deslumbró. Me perdí en tus ojos & en tus labios como nunca antes lo había hecho;

No hay comentarios:

Publicar un comentario